Fotografías históricas fuera de serie – La pose inusual de la primera Miss Venezuela.

(ARCHIVO EL NACIONAL)

Dos jóvenes y hermosas mujeres —a juzgar por su vestimenta transitando la década de los años 50— comparten complacidas un “perro caliente”, como si se tratara de una corona o un ramo de flores. Ellas sonríen cómplices. Con visible naturalidad dejan expuesta ante la cámara su vulnerabilidad por la comida.

En este nuevo post de Perdidos en el Archivo, compartimos la segunda fotografía fuera de serie. En esta ocasión se trata de la mujer que inauguró el linaje de las reinas de la belleza nacional, en una pose que rompe el molde de lo retratado usualmente en este tipo de certámenes.

La hazaña de Sofía Silva Inserri.

Esta imagen es poderosa por varias razones. La primera, por ir en contra de los cánones impuestos por Osmel Sousa en su concurso de belleza; la segunda, por mostrar la belleza nacional en estado natural —algo inusual hoy día—; y la última, por ser protagonizada por la primera Miss Venezuela.

Para los que no la conocen, la señorita Silva fue una modelo venezolana (1929, Tumeremo, estado Bolívar —22 de abril de 2011, Bogotá, Colombia), ganadora de la primera edición del concurso Miss Venezuela en 1952 y la primera venezolana en participar en el certamen Miss Universo.

Todo esto logrado con la preparación de una semana.

La morena de 1,67 mts de estatura, que pesaba 56 kilogramos y contaba con 23 años de edad, se alzó con la corona y fue acreedora de un cheque por mil bolívares como premio.

Los gritos eran ensordecedores, 30 mil almas se agitaban en apoyo a la reina. Los salones del “Valle Arriba Golf Club” fueron testigos del triunfo de la primera Miss Venezuela el 7 de junio de 1952. La corona se disputó entre 15 aspirantes.

La victoria de Sofía Silva en el concurso Señorita Venezuela, la primera Miss Venezuela. Publicado el 09 de junio de 1952 en El Nacional.

El concurso fue organizado por el periodista y musicólogo Reinaldo Espinoza Hernández y tuvo por jurado a Abelardo Raidi, Ángel Álamo Ibarra, Oscar Cróquer, Aura Marina Colmenares, José Manrique, Flor Isava de Núñez, Olga Tirado de Quintero Muro, Carlos Eduardo Frías y Amable Espina.

Los nueve miembros del jurado calificador le otorgaron por unanimidad sus votos a la señorita Tumeremense.

Una marcha era entonada por la Orquesta de Pedro Belisario, mientras cuatro hombres vestidos a la usanza medieval llevaban sobre un palanquín a la reina, quien sonreía complacida sin parar de saludar al pueblo que la aclamaba.

Un acto multitudinario y asombroso. La fiesta concluyó con la actuación de “Los Torrealberos”, Magdalena Sánchez, Alfredo Sadel, Tere Amorós, Rosina Verdi, la Orquesta Casino de Sevilla y Gracia de Triana.

El back stage del certamen.

El concurso fue organizado por la desaparecida línea aérea estadounidense Panamerican y alcanzó un costo de 25 mil bolívares. La celebración duró una semana.

La juventud femenina venezolana de la época publicó en la prensa manifiestos contra los desfiles en traje de baño de las candidatas; por su parte, las monjas del Colegio “Santa Rosa de Lima” secuestraron a la representante de Monagas, Carmen Yolanda Luongo, y le impidieron ir a la final, porque “desfilar en traje de baño traía consecuencias nefastas para la moral católica”.

Tras ser elegida como reina de belleza, Sofía Silva Inserri viajó a Long Beach, California, EE. UU., para el concurso Miss Universo, el cual se realizó el 28 de junio de 1952. Venezuela fue eliminada en la primera ronda porque Miss Venezuela 1952 estaba “rellenita por todos lados”, como era el estereotipo de la mujer latina de los cincuenta.

Sofía Silva Incerri en California, cuando participó en el Miss Universo 1953. (ARCHIVO EL NACIONAL)

Una maravillosa anécdota en Long Beach es que le preguntaron qué le gustaba de California y ella tan natural respondió que le gustaban los policías “porque eran bellos todos unos soberanos, así grandotes y altos”.  Al día siguiente, sus palabras estaban en todos los diarios y decenas de policías fueron a saludarla, le daban la mano y le echaban el ojo también.

El 22 de abril del año 2011 Sofía Silva Inserri descansó para siempre ante el último desfile por la pasarela de la vida. Tal vez en sus últimos segundos recordara su histórico paseo por aquella célebre noche, donde toda Caracas celebró al conocer a la primera Miss Venezuela.

Sofía Silva Inserri junto a la Miss Universo 1953, Armi Kuusela de Finlandia. (ARCHIVO EL NACIONAL)